Una de abogados y coworking

 

rosariorossilopd
Logotipo de La Nao Espacio de Trabajo

 

El origen

Hace ya casi año y medio que esta web empezó a andar, y mucho han cambiado las cosas desde entonces. Lo que empezó siendo un proyecto divulgativo ahora mismo es mi principal medio de vida.

Sigue leyendo

Aquellos primero pasos fueron desde una pequeña habitación en casa de mi madre, un escritorio entre la cama y el armario. Me bastaba, y volvería a hacerlo mil veces. Pero esas circunstancias también aportan sus limitaciones al proyecto profesional y personal, por eso había que dar el paso hacia un nuevo lugar y forma de trabajo.

 

Independencia y trabajo en grupo

Lo normal habría sido buscar un despacho con muebles bonitos desde el  que trabajar sola. Esa opción me producía rechazo de entrada. No quiero impresionar al cliente, quiero que confíe en mis servicios. El concepto de abogado ha evolucionado, por más que algunos se empeñen en anquilosarlo en el concepto tradicional e individualista.

El individualismo la mayoría de las veces se confunde con la independencia profesional.

Por eso sabía que debía tomar un rumbo diferente. Empecé a indagar y di con los espacios de coworking, y cuando salía por trabajo fuera de mi ciudad eran un recurso que me permitía trabajar y tener reuniones en un lugar profesional y discreto.

Vivo en una ciudad pequeña, donde este tipo de espacios eran impensables hace unos años, especialmente porque la mayoría de la población joven estaba fuera. Pero en los últimos años el retorno ha sido constante, y no solo por la situación de crisis, sino  también porque es el lugar desde el que mejor nacen los proyectos profesionales. Ser de pueblo es un lujo que muy pocos tenemos. Y en el aspecto profesional, en un mundo globalizado, permite ahorrar en costes teniendo las mismas prestaciones y objetivos.

Así que con ese retorno, nos encontramos a una generación que ha vuelto a su origen, pero no lo ha hecho con las manos vacías, sino que la mayoría trae su propio proyecto profesional. Y por tanto la situación a la hora de buscar un lugar de trabajo es común y constante.

Por ello, hace unos meses, un amigo y yo nos pusimos manos a la obra para desarrollar un espacio de trabajo. Un Coworking.

A través de un establecimiento poder canalizar esos proyectos y las redes profesionales que se crean a su alrededor. Siendo una fuente de contactos e ideas en ebullición que hace un poco más grande cada proyecto individual.

Un trabajo en equipo que retroalimenta profesiones y profesionales muy dispares.

 

Abogado sin despacho

Aún sigo escuchando voces del tipo “eso no es para un abogado”. Entre que siempre se relaciona coworking con profesiones netamente creativas, y que aún no se ha roto con la fría imagen del abogado solemne, los prejuicios están servidos. Pero por suerte, cada vez somos más los que estamos rompiendo con esos tópicos y los que optamos por nuevas manera de trabajar, tanto en la forma como en el contenido. El nuevo abogado tiene que adaptarse a las nuevas necesidades.


Compartir un despacho o utilizar los servicios de los espacios de coworking es una forma de prestar esos servicios de una manera más integrada con otras profesiones. Sin quedarse aislado.

La labor comercial no sólo está en anunciarse en revistas de prestigio, también estar en el sitio adecuado en el momento adecuado es imprescindible. Y de eso los que están en un coworking saben un rato.

Aparte de esos beneficios inmateriales pero rentables, no  podemos desdeñar los servicios que aportan a un profesional por un módico precio:

  • Mobiliario de oficina para cada puesto de trabajo individual o compartido
  • Salas de reuniones
  • Suministros (internet, luz, línea telefónica, gestión de correo…)
  • Servicios de administración y atención al público
  • Trabajo en equipo que evita la soledad profesional

 

Todo eso y mucho más es el coworking.

Las vistas de mi nuevo puesto de trabajo
Las vistas de mi nuevo puesto de trabajo

 

Ahora podréis encontrarme trabajando en   La Nao Espacio de Trabajo en Pozoblanco (Avda. Alcaracejos esquina con Rafael Alberti frente al Parque de Educación Vial).

¡Venid a vernos!